— buscando el hilo

Archivo
Etiqueta "subjetivo"
Pamela con 17 años

Avanza el film sin transcendencia hasta que en ese no pasar nada la vida pasa y uno se ve formando parte de ese pasar. Algo tiene que ver en este arranque lento la dificultad para dibujar la figura de un padre cuya compleja aceptación insinúa el título.

Leer más
Bovary vestida de otono

Ese breve desplazamiento sobre el personaje Bovary que supone la mirada de una mujer es la esencia de este filme. Podríamos decir que se trata de un movimiento en zigzag o de diagonales cruzado, trenzado como el que compone la sofisticada vestimenta de Madame, constituyéndose en una especie de gramática especular, donde la directora sitúa un subjetivo dotado de una carga dramática similar a la de una voz en off.

Leer más
Público mirado por el cuadro

National Gallery es un gigantesco ejercicio de escucha. No resulta tan importante lo que se dice como la frecuencia sonora que la voz activa. Quizás, como una ópera sin libreto cuya escenografía es la pintura toda.

Leer más
Vanda

Cuarto de una joven donde literalmente se derrumba todo a su alrededor. Sin embargo la protección materna mantiene y convierte la casa en una fortaleza en la que la fruta y verduras actúan como muro de contención ante un espacio (el barrio) y una generación que se deshace.

Leer más
Don Draper

Hombres locos, pero quizás en el sentido de sin tierra, sin identificar, como el propio Don Draper. Inquietan los subjetivos sin sujeto presentes toda la serie, como queriendo alcanzar ese cuerpo un poco muñeco, un poco maniquí, que deambula por los diferentes escenarios de la serie.

Leer más
Michelangelo Antonioni

Pliegue de la escultura que Antonioni acaricia, pliegue del ojo; mejor de la mirada que viene devuelta, que vuelve y envuelve. La basílica que acoge el Moisés de ese otro Michelangelo y que Antonioni enuncia como si cualquier otro Michelangelo fuera él mismo, parece insinuar que la mirada no es sólo la del que mira

Leer más
Angel y hombre ante la ciudad

La decisión de encarnar, de caer y pesar, de entrar en el tiempo, es quizás argumento y motor de una gran parte de la literatura y el cine, lo es en el Quijote, y sin duda en los Evangelios. Lo extraordinario de este film es el grado de conciencia, la literalidad con que se enuncia este proceso. Lo primero es representar al sujeto que mira sin ser, ese supersubjetivo tan habitual en el cine, pero que raramente muestra al observador, al no nacido, al ángel, a la posibilidad pura en búsqueda.

Leer más
Jordan Belfort micrófono en mano

Una ópera en la que el sujeto no es el que mira sino el que está sujeto y desde esa atadura entra y sale en un relato delirante, en una especie de interminable fiesta báquica.

Leer más
Ojo telescopico

Lo femenino mira sobre lo masculino, como queriendo hacer una elección. El ojo aquí abandona su posición pasiva, receptiva, construyéndose una prótesis óptica cuya función es disparar. El ojo lunar de Buñuel que se abre describiendo sexo femenino se hace aquí falo.

Leer más
Air Doll

De repente el objeto adquiere sujeto, subjetivo. Ese subjetivo perdido y en busca, tan presente en gran parte del cine contemporáneo y que normalmente responde a gran angulares sin sujeto, a misteriosos blancos y negros, alteraciones del color, etc. Koreeda gira la cámara y hace de ese supersubjetivo el objeto principal de la mirada.

Leer más